Bienestar y tiempo libre

Cómo diseñar tu jardín ideal

17 de septiembre del 2019

¡Se vienen los días lindos y tu jardín merece lucirse!

¿Qué tipo de plantas conviene comprar? ¿Cómo hacer para que esté florecido todo el año? ¿Cuánto dinero hay que designarle? Todos los consejos para que el jardínde tu casa sea la envidia de todo el barrio. Tips sobre colores, estilos y diseño. ¡Tomá nota!

Diseñar el mejor jardín para nuestra casa no es tarea sencilla. Por eso, a continuación vamos a ver los principales consejos para lograr un tener un parque ideal.

El primer paso es preguntarnos de qué manera lo vamos a usar: si en él habrá reuniones familiares o fiestas; si buscamos un espacio más productivo con árboles frutales, huerto y hierbas aromáticas, o si requerimos de espacio para que jueguen los chicos o se realicen actividades deportivas. Las funciones que intentemos darle al jardín influirán en la zonificación, en la circulación y en su diseño final.






Cuánto dinero hay que destinarle


Este sector del hogar suele tener designado un presupuesto -por lo general- limitado, ya que se piensa en él al terminar de construir la casa o de remodelarla, cuando ya no hay mucho dinero disposible. Lo aconsejable es invertir en un suelo de buena calidad o mejorar el existente. Una buena materia prima para la tierra es esencial para que las plantas crezcan en su máximo potencial. Un segundo paso es la inversión en el tipo y calidad de los árboles y plantas, el cual dependerá del diseño elegido para el jardín.


El diseño, la clave del asunto


Lo importante de buscar y encontrar un equilibrio es que, si tenemos un jardín simétrico, armónico y sin contrastes, puede provocar aburrimiento. Por otro lado, un espacio plagado de contrastes y movimiento puede inducir al estrés o la fatiga visual. La idea es lograr que sea un espacio lo más agradable posible.
Generar un "ritmo" determina unidad. Para ello, lo ideal es repetir tres veces un elemento o característica (como por ejemplo el color, la textura o la forma) en lugares estratégicos.

Para darle variedad a un jardín se pueden tomar dos caminos: el primero es aportar movimiento al diseño a partir de diagonales o curvas; el segundo es generar contrastes a partir del color, follaje, textura, forma y tamaño de los materiales que se usan.
El turno de las plantas
Visitar viveros o jardines vecinos y obtener información a través de libros y revistas especializadas nos permitirá conocer cómo serán las plantas en su forma final, o sea, unos años después de haber sido plantadas. Así se podrá diseñar y proyectar que cada cosa quede en su lugar y que el follaje no invada espacios que no le correspondan o que proyecten sombra en lugares no deseados. Esto permite que no se gaste dinero extra en comprar una excesiva cantidad de cultivos que posteriormente deberán quitarse.






Es importante estar al tanto de las necesidades de mantenimiento de las plantas porque, de acuerdo a cómo se mantengan, lograremos tener un espacio florecido todo el año y que el diseño pensado permanezca en el tiempo.
Una de las pautas a definir es si queremos que el parque esté verde e inalterable durante el año o que vaya cambiando con la llegada de cada estación. Para la primera opción, se eligen árboles y arbustos persistentes o herbáceas perennes de poca o nula floración. En cambio, la elección de plantas que florecen sin hojas o con floración llamativa va a marcar los distintos períodos del año con sus coloridos esquemas.


Cómo usamos los colores


Para que un jardín vibre con los colores de los árboles y las plantas es fundamental tener presente aquellos tonos que ya existen en el terreno como los que se usaron para pintar las paredes de la casa, los techos, y las construcciones vecinas, entre otros. La coloración se puede aportar por medio de las flores o por el follaje.
Si en el diseño se pensó generar unidad, se pueden utilizar distintas gamas de un mismo color para tener un jardín monocromático o con colores adyacentes. Por ejemplo: amarillo con amarillo anaranjado y naranja; o naranja con rojo anaranjado y rojo. Para contrastar, lo ideal es elegir tonalidades opuestas o complementarias. Por ejemplo, de un lado violeta y por el otro amarillo; o azul y naranja, o verde y rojo.







         

 

Comentarios

Artículos relacionados

Recibir novedades

Si deseas recibir por WhatsApp noticias y artículos agenda nuestro numero y envianos un mensaje.

094903082

Recibir novedades

Si deseas recibir por correo noticias y artículos envíanos tus datos.

Ver Políticas de uso