Bienestar y tiempo libre

Hierbas aromáticas en casa

04 de marzo del 2021

No hay nada más agradable que recurrir al propio huerto para obtener especias y condimentos que darán sabor a la comida familiar.

Las hierbas aromáticas son indispensables en la cocina, pues de ellas depende el sabor más fino y delicioso de la comida. No se trata de un trabajo demasiado exigente, ya que la mayoría de las hierbas no necesita de grandes esfuerzos ni cuidados y se plantan directamente en la tierra o en maceteros, lo que, por supuesto, no impide utilizar almácigos. Aquí compartimos algunas de las hierbas más usadas en nuestra cocina para aderezar la comida y darle un mejor sabor.


Cultivo de cilantro:
Mariscos, ensaladas y cazuelas gozan de la compañía de las hojas del cilantro. Sus semillas también son utilizadas en la cocina, sobre todo en la comida hindú, se las recubre de dulce, se pueden agregar a las mermeladas caseras y a los licores, aportando un sabor muy especial.
Es una planta anual que se siembra en forma directa en febrero, marzo, abril, agosto y septiembre, a surco lleno y en hileras separadas a 40cm de distancia. Requiere de un clima fresco, ni demasiado frío en invierno -por lo que puede plantarlo en invernadero-, ni mucho calor en verano, cuando sube y florece rápidamente, impidiendo el aprovechamiento de sus hojas. El suelo donde se vaya a plantar debe ser rico en nutrientes y estar bien drenado. Cuando la planta alcanza una altura aproximada de 20cm, se pueden cosechar sus tallos y hojas, y repetir la operación cada vez que se recuperen.


Cultivo de perejil:

El perejil realza casi cualquier plato y es indispensable en la preparación del típico y sabroso "pebre". Su gran virtud reside en que no encubre el sabor natural de los alimentos, sino que lo resalta. Existen dos variedades de perejil: la más común es la de hoja lisa, pero también está el de hoja crespa que no se utiliza como condimento, sino principalmente como elemento decorativo. Posee, además, muchas vitaminas, es un buen diurético y en infusión es bueno para las molestias propiamente femeninas. Otra forma de utilizarlo es en la eliminación de olores desagradables en las manos, cuando se ha trabajado en la cocina, como el de cebolla o pescado, lo que se logra tan sólo restregándose unas cuantas hojas de perejil.
Se siembra durante todo el año en forma directa, en surcos o líneas, a 1,5cm máximo de profundidad. Como crece en forma tupida, se deben ir eliminando las hojas más débiles mientras las plantas alcancen la madurez hasta dejarlas a 20cm de distancia entre una y otra. La semilla es de germinación lenta, puede tardar hasta 40 días en brotar. Para acelerar este proceso se deben mojar las semillas 10 horas antes de sembrarlas, o bien ponerlas entre dos capas de papel secante húmedo y dejarlas en el refrigerador durante dos semanas. El perejil también crece en macetas pero la tierra debe, además de ser rica, contar con muy buen drenaje. Como suele dar semillas al segundo año, es importante sembrar de nuevo cada temporada para asegurar la sucesión. En lo que respecta a la recolección, cada vez que se necesitan, se cortan unas cuantas hojas a la planta. Si se quieren ramilletes, se corta toda la planta cerca del suelo una vez que los tallos miden unos 20cm. En pleno invierno es importante protegerlo de las heladas.


Cultivo de eneldo:

Su sabor, relativamente amargo, no se concentra en las hojas, que realzan el gusto del pescado o el pollo. Además, tiene un alto contenido de vitamina C, es relajante y actúa como tónico estomacal.
Se siembra en primavera, en surcos separados 30cm. Después se ralean, dejando 20cm entre cada planta. Siempre que estén bien regadas, crecen con gran rapidez y producen un gran número de hojas antes de florecer. Un tiempo muy seco o la falta de riego hace que florezcan antes de que las hojas estén desarrolladas por completo. Para obtener un suministro continuo de hojas conviene escalonar la siembra durante toda la primavera y parte del verano. Se deben cortar cuando la planta alcanza 20 cm de altura y se pueden continuar cortando hasta finales del otoño. Si se quieren utilizar las semillas para encurtir, se cortan cuando están en las cabezuelas junto con las flores. Si se necesitan para la multiplicación, sólo se pueden sacar cuando se ponen de color pardo. Es recomendable asociar su plantación con la siembra de otras semillas, como la de zanahoria, pues estimula su germinación, así como su olor mantiene sanas a las zanahorias, remolachas, pepinos y repollos.


Cultivo de orégano:
El orégano es uno de los ingredientes favoritos de la comida italiana. Su sabor, ligeramente picante, es muy adecuado para los platos fuertes cocinados en aceite; si se lo emplea en comidas más ligeras, hay que usarlo con moderación. Es una planta perenne, por lo que conviene hacer almácigos entre agosto y octubre. Cuando alcanza unos 10cm de altura, se trasplanta a hileras de unos 30cm de distancia entre si y a 20cm entre cada planta. Prefiere un suelo arenoso o de gravilla, en un lugar cálido y seco, ojalá en ligeros planos inclinados aprovechando las alturas del terreno. La recolección de las hojas y los tallos se hace a finales del verano. Las semillas para siembra maduran a comienzos del otoño y se utilizan frescas o secas; en este último caso, extendiéndolas en canchas, pero en un recinto oscuro.

Fuente: www.misjardines.net

Comentarios

Artículos relacionados

Recibir novedades

Si deseas recibir por WhatsApp noticias y artículos agenda nuestro numero y envianos un mensaje.

094903082

Recibir novedades

Si deseas recibir por correo noticias y artículos envíanos tus datos.

Ver Políticas de uso