Cuidado de la salud

7 consecuencias psicológicas del coronavirus

24 de marzo del 2020

En medio de este contexto es esencial que atendemos nuestra salud mental, porque es posible que suframos una serie de efectos psicológicos a los que podemos anticiparnos.

Las instituciones sanitarias y el gobierno nos informan todo el tiempo sobre las medidas de protección ante el avance del COVID-19. Sin embargo, algo de lo que no se habla demasiado es de las consecuencias psicológicas que puede llegar a acarrearnos esta situación. El aislamiento social, el confinamiento y la incertidumbre pueden afectar nuestra salud mental. Además, son miles las personas con depresiones o trastornos de ansiedad que pueden empeorar si no se presta especial atención a su estado. El hecho de que nunca nos hayamos enfrentado a una situación semejante no tiene por qué tirarnos abajo. Es importante defendernos tanto del coronavirus, como de sus efectos colaterales, como lo son los comportamientos irracionales, los miedos infundados y el consumo de riesgo. Es momento de crear lazos de ayuda para que, en el seno de cada familia, en el silencio de cada casa o habitación, nuestra mente no nos traicione.




 
7 consecuencias psicológicas del coronavirus que debemos conocer
 
1. El confinamiento de más de 10 días genera estrés: una de las medidas que se ha propuesto es llevar a cabo una cuarentena de, al menos, 14 días. Está comprobado que a partir de los 10 días, la salud mental se resiente. A partir del día 11 surge el estrés, el nerviosismo y la ansiedad. De este modo, si se llevara a cabo una restricción de más de 15 días, los efectos serían mucho más complejos y difíciles de manejar para la mayoría.
 
2. El miedo irracional: cuando una situación de epidemia o pandemia se alarga, la mente humana tiende a desarrollar miedos irracionales. No importa que dispongamos de una información fiable. No tiene relevancia que nos adviertan de las medidas de seguridad. Poco a poco desarrollamos más miedos, hasta que estos son cada vez más infundados y que nada tienen que ver con la situación real.
 
3. Aburrimiento y frustración: al aburrimiento podemos combatirlo de muchas formas, sin embargo, cuando pasan los días y crece la incertidumbre, aparece la frustración. No poder mantener nuestro estilo de vida ni la libertad de movimientos nos precipita hacia esas emociones más complejas y problemáticas.
 
4. Sensación de falta de bienes básicos y conducta de pánico: En un escenario de incertidumbre, nuestro cerebro focaliza su atención priorizando que no nos falten esos suministros básicos. No importa que nuestros supermercados no tengan problemas de abastecimiento. No importa tampoco que nuestras farmacias no tengan faltas en ningún fármaco. Nuestra mente nos hace creer que nos faltan esos bienes y que debemos conseguirlos impulsivamente.

5. Desconfianza: otra de las consecuencias psicológicas del coronavirus es la desconfianza hacia las fuentes autorizadas. Llega un punto en que la mente humana desconecta y desconfía. Debemos tener en cuenta que estamos ante un acontecimiento fuera de lo común. También hay que considerar, que este pequeño adversario, el coronavirus es desconocido. Las autoridades responden en base a acontecimientos y necesidades. La desconfianza popular es en este contexto el peor enemigo.
 
6. Las personas con trastornos psicológicos pueden empeorar: la población más sensible, las personas con depresión, con fobias, con ansiedad generalizada, trastornos obsesivos-compulsivos, pueden sufrir mucho más en este contexto. Es de vital importancia que se sientan apoyadas y que no pasen estos días en soledad.
 
7. El peor enemigo de todos: el pensamiento negativo. El pensamiento catastrófico es el peor enemigo. Ese que anticipa lo peor, ese que nos dice que vamos a perder el trabajo, que ya nada va a ser igual, que acabaremos infectados, que alguien querido fallecerá, que la economía se vendrá abajo. Es importante detectarlo ni bien aparece.
 
 
Cuidemos nuestra salud, tanto física como mental, sigamos las medidas de prevención e informémonos de fuentes confiables. Conservar la calma y hablar sobre lo que nos pasa y sobre lo que sentimos, hace que nuestros problemas adquieran perspectiva y que podamos manejarlos mejor. Si te identificaste con algunos de estas consecuencias psicológicas no te quedes callado, acordate de que siempre hay alguien que puede estar pasando por lo mismo y no estás solo en esto.
 
 
Fuente: la mente es maravillosa


Comentarios

Artículos relacionados

Recibir novedades

Si deseas recibir por WhatsApp noticias y artículos agenda nuestro numero y envianos un mensaje.

094903082

Recibir novedades

Si deseas recibir por correo noticias y artículos envíanos tus datos.

Ver Políticas de uso