Cultura y viajes

Monumentos emblemáticos de Montevideo: Teatro Solís

14 de septiembre del 2021

Hoy quiero compartir con ustedes un poco de historia sobre este hermoso teatro de nuestra ciudad.

''Teatro del Progreso'', ''Teatro de la Empresa'', ''Teatro del Sol'', ''Empresa del Teatro de Solís'' y ''Teatro Solís'' son algunos de los nombres que se pusieron a votación de los empresarios para designar el ''coliseo'' que estaban construyendo, asociado desde su origen al proceso de construcción de ciudadanía. Podemos dividir su interesante historia en tres grandes períodos que te contaremos a continuación.

 Lleno total una noche de carnaval Año 1930


Primer período: 1856 - 1937
El Teatro Solís surge a la historia documentada el 25 de junio de 1840 con la constitución de una sociedad de accionistas regida por una comisión directiva. El grupo se proponía construir un teatro importante para el Montevideo de aquella época, y alquilarlo en beneficio de sus integrantes. La inauguración oficial del Teatro Solís fue el 25 de agosto de 1856, en presencia del presidente Gabriel Antonio Pereira, con la representación de la ópera "Ernani" de Verdi. Sus propietarios deseaban construir también, dos grandes locales que lo rodearan donde se encontrarían los diferentes locales de alquiler para comercio y otras actividades. Esos cuerpos laterales se levantaron entre 1869 y1874, de acuerdo al proyecto elaborado por el arquitecto francés Víctor Rabu. El teatro y los edificios laterales funcionaban de forma independiente, ofreciendo distintas actividades, que convivían en una misma manzana pero no tenían vínculos entre ellas. El edificio había sido pensado comercialmente como un teatro en el centro y distintos locales que lo rodeaban. Era un gran contenedor de distintas funciones independientes, aglutinadas por una central que era la teatral.


1923
 

Segundo período: 1937 - 1998
Comienza con la compra del edificio por parte de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM). Es un período de cambios funcionales, de dirección y de uso. Previamente, las actividades vinculadas al Teatro (municipales todas ellas) habían invadido las alas laterales. La diferenciación funcional comenzó a desdibujarse. Se podían diferenciar en dos grupos las funciones del teatro en este período. Por una parte estaban la Comedia Nacional, la Orquesta Filarmónica, la Escuela Municipal de Arte Dramático y la Administración del Teatro. Por otra, aquellas más vinculadas a los talleres y depósitos de objetos, que fueron invadiendo el edificio. Las primeras se comenzaron a instalar en locales que antes albergaban otras funciones. Un caso claro es el de la Orquesta Filarmónica alojada en lo que antiguamente era una vivienda. La estructura funcional original no se mantenía y resultaba incompatible con la estructura funcional de las nuevas actividades que cohabitaban en el edificio. Ello generaba una situación de conflicto permanente, debido a lo cual se produjeron aperturas, desconexiones, descontrol respecto al personal y a todo lo que entraba y salía del Teatro.. Se mantenía la estructura física, pero con una estructura funcional caótica; en consecuencia, ambas habían entrado en colapso.


Exposición de Juan Manuel Blanes 1941
 


Tercer período: 1998 – 2004
En noviembre de 1998, luego de haber sufrido un incendio en un depósito de vestuario, la IMM decidió cerrar el Teatro por el alto riesgo de supervivencia debido al estado sus instalaciones. Mediante un convenio con la Facultad de Ingeniería se realizó un diagnóstico de las instalaciones y estructuras físicas del edificio y se elaboró un anteproyecto. Seguidamente se formó un equipo encargado del proyecto de recuperación del Teatro integrado por profesionales y técnicos nacionales con la asesoría de especialistas europeos en áreas de Restauro, Acústica, Mecánica Escénica, Estructura y Gestión Teatral. Así comenzaron los trabajos de relevamiento integral mediante investigación histórica edilicia, cateos y ensayos para conocer el estado real del edificio detectando sectores de alto riesgo y en estado de precolapso. Finalmente el proceso de restauración y reforma edilicia culminó con la re-inauguración del cañón central, el 25 de agosto de 2004.
Se recuperó la explanada principal, la fachada de Buenos Aires, y la totalidad del público ahora ingresa por la puerta principal situada sobre esta calle al anularse los ingresos por Juncal y Bartolomé Mitre. Se construyeron dos grandes cajas de escaleras hacia ambos lados del Vestíbulo principal, transformándose así en el único ingreso del público hacia todos los niveles del Teatro. Ello define entonces dos grandes ingresos: el posterior, sobre la calle Reconquista es el ingreso técnico y artístico y el ingreso hacia la explanada del Teatro el de público.
La farola está ubicada en el vértice superior del frontón de la fachada principal. Esta luminaria se utilizaba como forma de anunciar a la población las noches que había función ya que por su ubicación era fácilmente visible desde gran parte de la Ciudad, antiguamente sin edificaciones de alturas considerables. Actualmente se mantiene esta tradición habiéndose restaurado la misma en su totalidad.
 

Comentarios

Artículos relacionados

Recibir novedades

Si deseas recibir por WhatsApp noticias y artículos agenda nuestro numero y envianos un mensaje.

094903082

Recibir novedades

Si deseas recibir por correo noticias y artículos envíanos tus datos.

Ver Políticas de uso