Cuidado de la salud

Consejos para disfrutar y no engordar en las fiestas

06 de diciembre del 2019

Como sobrevivir a las fiestas, disfrutar y además cuidarse.
 

Comprar los regalos, organizar las comidas y decorar el hogar…
Se respira una ilusión contagiosa, pero por otro lado, puede llegar a provocar un cierto nivel de estrés en nuestro organismo. Aumentan las prisas por el poco tiempo libre que disponemos para buscar los regalos, la multitud de gente, el tráfico y caos en la calle, elaborar el menú y luego cocinarlo, y por supuesto, los reencuentros familiares y la nostalgia que pueden provocarnos cierto vaivén emocional.

Por otro lado, quién dice comidas y celebración, dice aperitivos, dulces, turrones, sidra, lo que conlleva un exceso en cuanto a cantidades y calorías para nuestro metabolismo. Esto se traduce en picos de glucemia, hinchazón, estreñimiento, dolores de cabeza, pesadez, cansancio y dificultad para conciliar el sueño…

Si a ello le sumamos los cambios de temperatura (típicos en esta fecha) y si además abandonamos el gimnasio o peor, no practicamos ningún deporte, lo que conseguimos es agotar nuestro sistema inmune.

Debemos prepararnos de la mejor manera posible, cuanto antes nos cuidemos a través de la prevención, mejores Navidades tendremos en todos los sentidos.

Por ejemplo, si deseamos comer de todo un poco, pero no deseamos aumentar de peso, una sabia elección es practicar ejercicio. De esta manera, conseguiremos disfrutar más de estas fiestas, ya que nos mantendremos activos y estaremos realizando una actividad sana que será más que beneficiosa para nuestra salud.

Comer, beber y cuidarse son compatibles.

¿Cómo elegir los alimentos para moderarse y disfrutar de estos días sin culpas?

Para muchas personas, el 24 y el 31 son de esos días del año en que todo está permitido a la hora de sentarse a la mesa. Y así, se pueden llegar a consumir unas 10.000 calorías -el equivalente a unos cinco días de dieta normal- y pesar entre 2 y 4 kilos más en la balanza, una parte por lo que se comió y se tomó y otra por los hidratos de carbono y la sal, que retienen líquidos.

La cuenta es sencilla si se recuerda que una porción de lechón suma 750 calorías, una generosa porción de pionono con dulce de leche 700 y una rodaja de pan dulce suma 400, sin contar con que por cada copa de champagne hay que sumar 130 calorías, y la mitad cuando se bebe sidra o cerveza.

Según los expertos, la población en general suele aumentar, de media, unos 3 kilos durante las fiestas navideñas.

Los efectos de estos excesos no solamente engordan:

Las consultas por dolor abdominal son más frecuentes durante los días de fiesta. Además, los excesos en la comida y bebida, dormir poco y cambiar el ritmo habitual de vida son más riesgosos entre personas mayores de 60 años o con enfermedades como diabetes e hipertensión. Esto, para no hablar de las intoxicaciones con alcohol, que en estos días superan ampliamente la media.

Es posible cuidarse en las Fiestas.

Es perfectamente posible planificar las celebraciones de una manera distinta, sin centrar todo en el atracón. Carnes magras y pescados, ensaladas, frutas al natural o ensalada de frutas endulzado con edulcorante o stevia o el almibar de duraznos bajas calorías, helados light, son sólo algunas de las opciones para no arrepentirnos al día siguiente.

CONSEJOS.

• Comer despacio, en bocados pequeños, disfrutando la comida y los sabores.

• Presta atención al tamaño de las porciones: sírvete en un plato un poco de cada comida y alejado de la mesa.

• Bailar ayudará mucho. Una música divertida para que todos se integren y moverse un poco ayuda y libera endorfinas.

• Muévete y bebe mucho líquido, especialmente refrescos sin azúcar o bebidas con abundante hielo. Es importante no tomar alcohol sin comer, porque con el estómago vacío la bebida marea fácilmente y es capaz de diluir cualquier decisión racional.

• Toma buenas elecciones para poder disfrutar de la mesa y pasar las Fiestas sin sobresaltos.

Las Fiestas pueden ser motivo de gratos momentos de afecto y también de enormes dificultades a la hora de conciliar tentadores platos con el objetivo de cuidar el peso.

Antes de Navidad.

En muchas personas, la motivación para adelgazar se vuelve especialmente fuerte antes del verano, resultan buen momento también para comenzar o reforzar el plan, contrariamente a la opinión que dice: ¿Cómo? ¿Justo ahora se te ocurre hacer dieta? Comprometerse a empezar un plan de adelgazamiento antes de la Fiestas puede ser una excelente propuesta para terminar el año, con la idea de comenzar otro mejor.

Si pensamos que la dieta comienza "el lunes", más precisamente después de las celebraciones de fin de año, probablemente comamos en esta oportunidad mucho más de la cuenta, de lo necesario y de nuestro apetito verdadero, y comencemos al año siguiente con kilos indeseados, que incrementarán la carga de lo que ya tenemos que bajar.

Organización: mujeres y hombres prevenidos...

El estrés siempre es menor cuando se organiza anticipadamente. No sólo en la adquisición de regalos de Navidad, sino en la planificación del menú. El supermercado y hasta las casas de las suegras pueden convertirse en buenos aliados si se elige con inteligencia el menú, y, por qué no, si se aprende a pedir ayuda a los seres queridos.

Lista de tareas.

• Realiza listas: Regalos a comprar, tarjetas a escribir, etc.

• Escribe los probables menús.

• Planifica cuándo comprar. Cuando compres la comida lleva una lista de lo que necesitas para confeccionar tu menú. Evitarás así comprar "tentaciones".

• Prepara a los demás. Explica que te estás cuidando y necesitas ayuda.

Ejemplo de Calorías c/100 g Calorías p/porción
Lechón 300 – 750 / Matambre 165 - 330 (1 rodaja) / Asado 400 - 600 (una tira de 3 huesos)
Pollo con piel 215 – 330 / Pollo sin piel 120 - 180
Pionono 350 – 700 / Ensalada rusa 100 - 200
Ensalada de fruta 80 – 120 / Helado de crema 190 - 465 (250 g) /
Postre Rogel o torta con merengue 320 - 640 (200 g un plato mediano)

Siempre deberá evitarse el comer rápido y con ansia, dado que no hay nada mejor que disfrutar del placer de comer, por supuesto, pero sin prisas, con pausa, y ante todo relajados.

¡¡¡Y, sobre todo, sé feliz y disfruta de estas fiestas con la mejor y mayor de las sonrisas!!!

¡Felices Fiestas sanas y conscientes!


El mejor regalo para estas fiestas es una Terapia Thai. De Tailandia a tu hogar, Amec te ofrece una terapia única en tu domicilio.

Comentarios

Artículos relacionados

Recibir novedades

Si deseas recibir por WhatsApp noticias y artículos agenda nuestro numero y envianos un mensaje.

094903082

Recibir novedades

Si deseas recibir por correo noticias y artículos envíanos tus datos.

Ver Políticas de uso